Reflexión sobre Bitcoin y su uso

Que levante la mano el que sea un experto en Bitcoin. Como bien dijo una vez un amigo "voy a dar mi opinión como experto de barra de bar" sobre el Bitcoin y su uso. Si has llegado hasta aquí y estás leyendo esto es por que no te pilla de nuevas, por lo tanto no voy a explicar lo que es desde el origen de los tiempos.

El otro día hablando con algunos compañeros, una persona mostró interés por el Bitcoin, decía algo así como "he leído por ahí que es una moneda en la que cualquiera puede invertir como en la bolsa, y que su precio fluctúa tanto que puede llegar a doblar su precio fácilmente, con lo cual te puedes forrar". Alguno ya estará sonriendo, ¿a que si?

Al final lo que cuentan son las intenciones, y parece que siempre hay alguien que está buscando alguna opción para sacar el mayor beneficio posible con la menor inversión posible. Y si puede ser, sin riesgos, por favor. Desde el punto de vista del que escribe, estas intenciones son perjudiciales para la comunidad, pero sobre todo para uno mismo. Los sistemas de producción capitalistas  funcionan (y terminan) siempre igual, cuidado. El Bitcoin no se creó para esto, no se ideó para ganar dinero, aunque algunos pocos hicieran mucho dinero en los tiempos de MtGox, a costa de otros pobres desgraciados que ante el pánico de perder todo malvendieron corriendo lo que pudieron. Ese no es el camino.

Las cosas hay que explicarlas sencillas, sin demasiados tecnicismos y sin necesidad de pavonearse con un exceso de intelecto tecnológico. Hay que hacerse entender y llegara todo el mundo. Cuántas veces habré hablado esto con mi amigo John Doe, "¿Te imaginas explicarle a mi madre cómo crear un monedero, cómo cifrarlo, cómo exportar la semilla encriptada a varios dispositivos offline, cómo importarlos en caso de pérdida y cómo cambiar la clave pública/privada cada cierto tiempo?", y eso sin contar con el entendimiento de lo que es una cadena de bloques y qué seguridad tiene o deja de tener. Señoras y señores, la finalidad no es otra que tener una independencia económica, descentralizada, fácil, rápida, barata y segura, y ya de paso escapar del control de gobiernos, bancos y otras siniestras entidades que no paran de imprimir billetes dándole a un botón. El Bitcoin aún tiene que madurar un poco más, se tiene que facilitar su adquisición y que cualquiera pueda tener un monedero de Bitcoin seguro.

¿Sería buena idea que los bancos gestionaran la apertura de un monedero y las operaciones de BTC como si de una cuenta corriente se tratara?

Sería mas fácil ir al banco y decir "Buenos días, quisiera tener un monedero Bitcoin y comprar 2,5 BTC" o "Por favor, quisiera transferir 0,27 BTC a esta dirección", y en menos de 30 segundos... Si algo sale mal quizás se harían responsables, y al fin y al cabo se encargarían de toda la logística "informática" para que el usuario sin conocimientos tecnológicos pueda acceder al Bitcoin. Suena bien, pero al final el banco terminaría de un modo u otro registrando todo en sus bases de datos y harían eso que tanto les gusta hacer. ¿Que hacemos entonces?

Lo bueno es que nadie podría darle al botón de imprimir más Bitcoins, práctica muy habitual en casi todos los países con una grandísima devaluación de su moneda.

Imaginemos una sociedad en la que todo el mundo entiende de criptografía, ciberseguridad y todo el mundo tiene habilidad con los ordenadores. Es mucho soñar a corto plazo. Estamos en ello, y parece que vamos por el buen camino. Lo vital es que la gente tenga confianza; más que en este sistema monetario, en su filosofía inicial, y no pensar en aprovecharse de las circunstancias para enriquecerse, por que eso no suele funcionar, y por que no es un buen camino para llegar al objetivo inicial de todo esto. Como todo, es cultural, es una cuestión de educación de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.